Disney impondrá a sus visitantes un brazalete digital con datos personales

Como si se tratara de un reducido estado policial, un territorio hiperreal con visos de prisión, los parques de diversiones Disneyland impondrán a sus visitantes el uso de un brazalete digital con información personal que, supuestamente, hará su experiencia más interactiva.
disneyland-address

Como alguna vez lo advirtió Jean Baudrillard, Disneyland es una especie de reflejo hiperreal de la de por sí singular realidad estadounidense, una operación exponencial sobre el simulacro que propicia el modo de vida capitalista en el cual una minoría vive gracias al trabajo de las mayorías.

En este sentido, no es de extrañar que esta síntesis fantasiosa del american way of life adopte algunas de las prácticas que caracterizan ya a la sociedad a la que pertenece, especialmente las que fortalecen el llamado estado policial y de vigilancia sostenida.

MyMagic+ será una banda o brazalete que los visitantes de este popular centro de diversión estarán obligados a portar y que, gracias a la tecnología digital, dará al personal de Disneyland datos sobre el niño o adulto que lo lleve consigo. El pretexto, claro, es el entretenimiento, pues se dice así que si, por ejemplo, un pequeño se acerca a una botarga de Cenicienta, gracias al brazalete esta sabrá el nombre del niño y otros datos personales e interactuará con él de acuerdo con estos.

“Queremos tomar las experiencias pasivas y hacerlas tan interactivas como sea posible”, declaró al respecto Bruce Vaughn, director ejecutivo de Disney Imagineering.

Fuente: Pijamasurf

6 respuestas a Disney impondrá a sus visitantes un brazalete digital con datos personales

  1. JHPG dice:

    Se trata de otro ensayo para lo que se conoce como “la marca de la bestia”

  2. Ivan dice:

    Pues yo que soy bastante conspiracionista no veo tan malo el asunto, más bien parece lo que dicen, punto.

    • alasdeoso dice:

      quizás la noticia necesita un poco de contexto, a saber, que nos aproximamos o estamos en los albores del nuevo orden, una sociedad de control donde todos los individuos deben ser monitoreados en cada uno de sus movimientos. pues aquí tenemos una suerte de antesala.

  3. alasdeoso dice:

    Estudiante rechaza chip de geolocalización por considerarlo “la marca de la bestia”

    Por motivos religiosos y por la clara asociación con “la marca de la bestia”, Ángela Hernandez, de 15 años, se negó a portar una credencial con chip que permite localizar a los alumnos de todo un distrito escolar en Texas; por su renuencia a acatar esta orden, la escuela la expulsó.

    La simbiosis entre el ser humano y los dispositivos electrónicos se encuentra sumamente cerca de alcanzar un grado estrecho en el que ambas entidades convivan orgánicamente y nuestros cuerpos sean uno con las máquinas.

    Prueba de ello son los sistemas de geolocalización que, reducidos a las dimensiones de un pequeño chip, pueden implantarse en el interior de una persona para saber en todo momento el lugar donde esta se encuentra. Su uso es común, por ejemplo, entre grandes empresarios y ejecutivos de importantes firmas trasnacionales cuya pérdida se considera lamentable en sus respectivos ámbitos.

    Por desgracia este tipo de tecnología también puede trasladarse a otros contextos en un esfuerzo mucho más encaminado a la creación del estado de vigilancia y control vaticinado por tantos pensadores, escritores y filósofos en el siglo XX, un panóptico de estructuras invisibles apoyado únicamente en este tipo de recursos.

    En Texas, escuelas del distrito de Northside, implementaron un programa para sus alumnos que consiste en la portación de una credencial que, además de sus datos, cuenta con un chip que permite conocer su posición exacta siempre que lleven el documento consigo, un método que se conocen como “identificación por radiofrecuencia”.

    Y si bien la mayoría acató este nuevo requisito escolar, una estudiante de 15 años, Ángela Hernández, se negó a usar este dispositivo de rastreo, apoyando su renuencia en motivos religiosos.

    Ángela proviene de una familia sumamente devota que vio en este sistema de control escolar y en el chip de identificación una manifestación clara de “la marca de la bestia” , el conocido símbolo que se menciona en el Apocalipsis de Juan:

    Y hacía que a todos, a los pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos, se pusiese una marca en su mano derecha, o en sus frentes, y que ninguno pudiese comprar o vender, sino el que tuviera la señal, o el nombre de la bestia, o el número de su nombre.

    Ante esta conducta de desobediencia, las autoridades escolares determinaron expulsar a la joven, impidiéndole la reincorporación a ninguna de las instituciones del distrito para los cursos que comienzan este 22 de enero.

    Instancias judiciales confirmaron la decisión de la escuela, alegando que la medida no viola las creencias religiosas de la familia Hernández y, simplemente, Ángela fue expulsada por no acatar las reglas de la escuela.

  4. Gilberto Pérez dice:

    “Aquí hay sabiduría: El que
    tiene entendimiento,
    cuente el número de la
    bestia, pues es número de
    hombre. Y su número es
    seiscientos sesenta y
    seis” ( Ap 13:18 ).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: