Terence McKenna: tú eres el centro del mandala

El gran Terence McKenna nos cuenta de como el poder nos desplaza continuamente hacia la periferia, camino a la alienación, impidiéndonos hacernos cargo de nuestras propias vidas de forma individual, y manteniéndonos cercados por el culto a las instituciones como la escuela, la universidad o el ejercito.

El problema es que la cultura y el lenguaje tienden a volverse trampas, y aún así pueden volverse las plataformas de una libertad enorme, si tú entiendes para qué son. Y en realidad para lo que son es para ti. Tú eres el centro del Mandala, no eres inferior en ninguna manera. Y el mensaje que la cultura nos da es que somos inferiores. No importa si tienes 100 millones de dólares La Fortune Magazine te informará que también 10,000 otras personas en el continente norteamericano los tienen. No hay nada especial en ti. Esto es parte del legado de la democracia. Nos dicen constantemente que no somos especiales. Lo especial no es especial, cualquier persona podría hacerlo.

Entonces cuando buscas orientación, un mentor, un sentido. Siempre recurrimos a las instituciones. Bueno, iré a la universidad o Iré al ejército, alguien me dará un propósito más grande.

Pero en realidad eres tú quien tiene la última palabra. Y si te mantienes así, serás menos susceptible a infectarte por la ilusión cultura. El problema con esto es que te hace sentir mal no estar infectado por la ilusión cultural, porque se le llama alienación.

Pero no puedo resolver todos los problemas.

La razón por la que nos sentimos alienados es porque la sociedad es infantil, trivial y estúpida.

Así que el costo de la sanidad en esta sociedad es cierto nivel de alienación.

Yo forcejeo con esto porque tengo hijos. Creo que quien sea que tenga hijos y se da cuenta de esto pensará. ¿Qué será? Alienado, cínico, intelectual? ¿O un mediocre de mandíbula caída, consumidor de toda la mierda que nos vende el poder? No hay mucha opción entre las dos. Y todos queremos que nuestros hijos estén bien adaptados. Desafortunadamente no hay nada a lo que estar bien adaptado! Y ese es un verdadero problema.

Una respuesta a Terence McKenna: tú eres el centro del mandala

  1. Jorge Nakandakari dice:

    Uno mismo es el centro del mandala porque cuando uno muere, desaparece todo su Universo. Ya nada tiene existencia ni sentido. Todo lo que existe, existe en función de uno. Por eso cada uno debe buscar dentro de sí mismo su propio sentido de la vida, pues además uno es el Amo de su propio Universo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: