Gastón Soublette: “este país está vacío espiritualmente”

Profesor, musicólogo y ensayista. Experto en estética, filosofía oriental y cultura mapuche, Gastón Soublette ha dedicado toda su vida a buscar el sentido trascendente de la vida. Hace unas semanas dejó de hacer clases de sabiduría popular oral chilena, uno de los cursos más exitosos entre los alumnos de la PUC. Los continuos viajes desde su casa en Limache a la capital, lo terminaron agotando. Acá, analiza el Chile desalmado y sin espíritu, y se queja de la falta de sabiduría de nuestros gobernantes. “Al poder no le interesa culturizar al pueblo. Y es deliberado”.

sou

Espiritualmente, ¿cómo ha visto a Chile?
-Muy mal. No ocuparía la palabra espiritual, porque hay muy poco espíritu en este país. Alguna vez hubo espíritu y eso se notaba en la tradición oral popular. Si reúnes cuentos, refranes, adivinanzas, canto a lo poeta, sientes que hubo una cultura espiritual muy profunda. Y se dio mucho más en el pueblo, sobre todo en el campesino, que en la clase alta. Como soy muy antiguo, tengo 87 años, tuve la suerte de conocer a algunos cuando era adolescente. El sabio popular anónimo es un héroe nacional que merece un gran monumento.

¿Cómo era ese sabio?
-Ese sabio estaba en todas partes. Normalmente era un pequeño propietario, a veces inquilino, que había heredado de su bisabuelo algunas tierrecitas, que era muy hábil en su actos, muy hombre, piadoso, sabio, sereno, buen jinete, de pocas palabras, fuerte físicamente y respetado por sus hijos y la comunidad. Siempre tuvo un hogar estable. Tenía una memoria prodigiosa y le cantaba a lo divino y a lo humano. Este hombre tenía una enorme intuición, una corazonada de lo que estaba pasando y calaba en la gente. Era un gran refranero y llegado el momento decía el refrán que correspondía y la gente lo entendía. A ese hombre le debemos la conservación de la tradición oral. Todo esto se lo debo a la influencia de Violeta Parra y también de Nicanor, que fue el primero que me recitó poesía popular. Lamentablemente, ese sabio popular se perdió.

¿Por qué se perdió? 
-Comparémoslo con la clase alta. Esta era, y sigue siendo, muy católica y prepotente. No digo que todos eran malos. Entre ellos había gente muy piadosa, con muchas actitudes espirituales reales. Por ejemplo, Teresa de los Andes, de origen aristocrático, nadie sabe por qué nació con estas aptitudes espirituales, de ver a distancia, de calar el pensamiento de los demás e incluso de elevarse en suelo, de entrar en trance a través de la oración. La madre de Gabriel Valdés era así, la señora Blanca Subercaseaux, con su voto de pobreza, andaba vestida como una campesina cualquiera, no quería siquiera tocar el dinero y tenía una capacidad de oración y meditación tremenda. Pero, claro, ese no era el sello de la clase alta, sino que el autoritarismo político y social. La cultura de la clase alta chilena es cosmopolita, con una tremenda influencia de Inglaterra, Francia y luego de Estados Unidos, lo cual es fatal.

Esa concepción del mundo es esencialmente utilitaria. 
-Que no te invita para nada a la espiritualidad. Esa cultura se fue adentrando cada vez más en el sector alto de este país hasta provocar la dictadura. La dictadura le permitió a esa concepción utilitaria adueñarse del país y crear una diferencia escandalosa de fortunas. Chile está a la cola de la distribución del ingreso. Cómo puede haber fortunas de 10 mil millones de dólares de los tres grandes grupos económicos. No hay armonía en este país. Se ha creado una sociedad descontenta, neurótica. De hecho, Santiago es la ciudad con más depresión en el mundo. Esto ha llevado a una chatura, porque esa concepción utilitaria de la vida lo banaliza todo, justamente para favorecer la mecánica de los intereses.

¿En qué ve reflejada esa banalidad?
-En el discurso político, sin ideas, pura estrategia. La discusión sobre la educación se ha centrado solo en procedimientos y no hay nada sobre el contenido, sobre cómo educar y sobre qué concepción de hombre se quiere formar.

Es una educación vacía.
-Es una educación que se traduce en darle herramientas al tipo para que se integre lo antes posible al sistema. Pero él no es nadie, no tiene espiritualidad ni sabiduría. La sabiduría es un conocimiento sobre el sentido de la vida y justamente lo que estamos viviendo es una crisis de sentido. Se hacen cosas, pero no se sabe para qué.

Esta reforma educacional no está pensada para educar personas.
-Ahí está la banalidad: el hombre no es nada más que un consumidor. No se están formando ciudadanos. Estas medidas son paliativas a las consecuencias nefastas de este modelo, pero no cambian la base. Al poder no le interesa culturizar al pueblo. Y es deliberado. Una muy buena educación produciría personas con buen discernimiento y, por tanto, con buen sentido crítico y verían en qué estamos metidos como sociedad. Ahora la expresión “servir al país” suena bien, pero no tiene ni un contenido, porque el país son las empresas y al final estás sirviendo a los dueños, a los grupos económicos. Es parte de la pobreza del discurso sobre la educación en Chile. Me acuerdo cuando asumió el poder don Pedro Aguirre Cerda, quien acuñó una frase muy notable: “Gobernar es educar”. Fue una época de oro de la educación superior y secundaria en Chile. Hay que ver las figuras de ese tiempo y el concepto de la educación que tenían, que se fue empobreciendo cada vez más por la influencia de la sociedad tecnológica financiera norteamericana. Ahora tenemos una atmósfera muy banal, muy baja, muy chata. No hay nada espiritual y tampoco hay tiempo para preocuparse de eso, para formarte como persona, porque llegas agotado a la casa. Trabajo de rutina tremendo, mal pagado, con descontento, lo haces mal, a contrapelo porque sabes que está beneficiando a un señor que está acumulando miles y miles de millones de dólares.

Lo que genera una sociedad llena de odio y resentimiento.
-Pero creo que esto no puede durar mucho tiempo. Ha salido un libro muy interesante “Cómo los ricos destruyen el planeta”, de Hervé Kempf. Él piensa que al planeta no le queda mucho tiempo así, pero los ricos siguen depredándolo y destruyéndolo. Me carga la palabra recurso, porque significa que uno es dueño, pero la usaremos. Tres cuartas partes de los recursos del mundo ya están agotados. O sea, queda sólo un cuarto de pescados, ballenas, lobos marinos. Eso es todo. Y las empresas que viajan en enormes barcos balleneros siguen acabando con eso. ¿Qué pasaría si muriera toda la fauna marina? Moriría toda la flora del mar, tendríamos un mar muerto y con eso se acaba el mundo. Pero nadie dimensiona eso. No les importa. Creo que ellos tienen inconscientemente una lógica de muerte. Este escenario se va a ver en un corto plazo, tal vez en unos 150 años más. El planeta no fue hecho para morir de esta manera indigna, pero a ellos no les importa, porque los maneja inconscientemente un Tanatos, una tendencia a la muerte. Están aprovechando lo más rápido que puedan lo poco que queda.

EL ALMA DE CHILE

Los discursos políticos han estado centrados en lo material, en lo económico, pero no hay una reflexión profunda sobre cómo queremos repensar el país. 
-De eso no hay idea. Siempre para el chileno los problemas son económicos en el fondo, lo cual es muy chato. Por eso este país está vacío espiritualmente. Escucha a los políticos cuando los entrevistan, olvidándose de lo que están diciendo, ve su gestualidad, la rapidez con la que hablan, la irresponsabilidad del uso del lenguaje, da la impresión que están locos, con mucho caldo de cabeza. Todo lo que dicen son puros lugares comunes y usan con una tremenda irresponsabilidad palabras como libertad, unidad, progreso, y a la larga no hay nada de eso. Yo veo que esto no tiene destino.

Pero usted nació en un país que ya no tenía destino, porque venían mal las cosas desde antes.
-Sí. Yo nací en un país que ya no tenía destino. Si hubiera nacido en pleno siglo XIX, con esta gran cultura rural, llena de sabiduría, a lo mejor habría sentido que vivía en un país que tiene sentido.

¿Vivir en el Chile actual no tiene sentido?
-Desde cabro chico que vengo escuchando que la vida es un problema, no es un don. Eso le hace mal a una persona, porque si asumes que la vida no es más que un problema y que básicamente es económico, te matan el alma.

¿Chile no tiene alma?
-Chile tiene un alma profundamente enferma y neurotizada. El modelo de sociedad actual está en crisis terminal.

Tiempo atrás usted aseguraba que el mundo se había muerto hace rato. 
-Sí, decían que el mundo se iba a acabar el 2012 y cuando me entrevistaron dije que no había que recurrir al 2012 si el mundo ya se había acabado hace mucho tiempo.

¿Cuándo se acabó?
-El mundo empezó a acabarse con las guerras napoleónicas y acabó con la Segunda Guerra Mundial. Tú te preguntarás cómo es posible si estamos todos vivos. Te explico. Vamos a la etimología de la palabra “mundo”, que viene del griego “cosmos”, que significa el orden. ¿Cuál es el orden que se acabó? El orden de la cultura occidental cristiana. Puede que haya dejado de ser cristiana pero siempre había un orden, una cultura grandiosa. Ese orden terminó. Lo que queda es un constructo financiero, político y militar, y eso no es una cultura humana. Y la prueba es que se mantiene con la apariencia de orden nada más que por la fuerza de la ley. Ahora, si en algún momento le abres la compuerta al caos…

¿Qué pasa?
-En Nueva York se hizo un experimento hace 30 años en el que se apagó la luz a propósito. Y dejaron libres a las turbas, que invadieron la ciudad, rompieron las cortinas metálicas de todas las tiendas, saquearon todo. Y los policías se retiraron para permitir a esta gente que hiciera lo que estaba haciendo. Y se filmó todo y con ello se evidenció el grado de caos en esta apariencia de orden. Hablé con una persona que era un alto cargo de la ONU, que vio todo ese experimento, y me dijo que era la apariencia del fin del mundo. El caos está en cualquier parte, si apagas la luz en París va a pasar lo mismo. Cualquier cosa que haga disminuir todos los mecanismos de seguridad hace estallar el caos inmediatamente. Ves lo que ocurrió en el sur tras el último terremoto, cómo la gente invadió y robó todo lo que pudo. Esa es la prueba de que el orden no existe y esa es la explicación que yo daba para afirmar que el mundo se acabó.

¿Por qué fracasamos como civilización?
-Debe ser por la baja espiritual, porque cada hombre interiormente ya no tiene virtud. Se acabó la ética en el mundo. La virtud consiste en la inclinación espontánea a actuar rectamente y amar a tu prójimo como a ti mismo. Ahora lo que importa es sacarte a ti el mayor partido posible con la remuneración más baja que puedas aguantar. En todo caso, estoy bien esperanzado de lo que viene. Es decir, estoy también muy temeroso, porque viene un cambio muy grande, pero a la vez viene una cierta maduración de una cierta elite espiritual de la humanidad hacia un sentido bien contrario a este modelo.

¿Cómo nota eso?
-Yo me he basado mucho en la filosofía oriental, en la que se enseña que los despliegues demasiado intensos de energía son necesariamente muy breves. Lo normal es el equilibrio y el orden pacífico de las cosas. Por eso una granizada no puede durar un día ni un terremoto tres horas. Por eso este dominio que los poderosos empresarios transnacionales tienen sobre la humanidad no puede durar mucho. La última estadística de la ONU, indica que somos más de 7 mil millones en el mundo y de esos 3 mil millones viven en la extrema pobreza. ¡Es casi la mitad! Eso es feroz. Y de esos 3 mil millones, mil millones no tiene acceso al agua y mueren como 30 mil niños diarios por inanición. Esto nos autoriza para calificarlo como el fracaso de la civilización, la que nos prometía justicia, fraternidad, igualdad, libertad.

LA SABIDURÍA

Los intelectuales se han quedado al margen de las discusiones políticas actuales. ¿Los intelectuales acaso están en extinción en Chile?
-Los intelectuales podrían hacerse respetar más, porque aquí no les dan nada de pelota. Como aquí se impuso una visión puramente tecnológica y financiera de la vida, los intelectuales no tienen que hacer nada allí.

¿Nunca lo han llamado para debatir?
-Últimamente me encontré con la ministra de Cultura y me dijo “don Gastón, vamos a tener que conversar, así que déme todos sus teléfonos”. Hasta ahora no me ha llamado y dudo que me llame.

¿Cuál es el rol que deben jugar los intelectuales?
-Hay algunos intelectuales, como este gran pensador que ha surgido en Alemania, pero que es coreano, Byung Chul-Han, que escribe libros sobre la sociedad actual con el mérito de la brevedad y de mucha contundencia. Él ve con mucha lucidez al extremo al que hemos llegado. “La sociedad del cansancio”, “La sociedad del consumo”, “La sociedad de la transparencia”, “La sociedad de la aceleración”. Dice que vivimos en “el infierno de la ecualización”, donde todo se considera según el precio. Él mismo dice que en este mundo no cabe la fe, la espiritualidad ni la trascendencia. Lo difícil es proponer algo. Este mismo coreano del que te hablo, su visión crítica es certera, profundísima, pero aún no llega al capítulo de las proposiciones.

¿Y usted propone algo?
-Yo propongo algo en el sentido de que esto no se puede planificar. Es un fenómeno que ya está ocurriendo en la base. Cuando ya decae mucho la cultura humana hasta no ser una cultura, la nueva luz se genera en la base, no en la cúpula. La cúpula está demasiado comprometida con el sistema, en cambio la base tiene más libertad y menos prejuicios para pensar. Por otro lado, propongo lo siguiente: que la sabiduría que hubo en el pueblo rural, la universidad recoja todo eso, lo incorpore a la educación superior y es lo que nos propusimos con Fidel Sepúlveda en el curso Sabiduría Chilena de Tradición Oral que ha sido un éxito.

¿Qué conocimientos han adquirido sus alumnos?
-Les enseñamos cuentos y refranes. Hay refranes tan profundos que tú dices “aquí está Sócrates, Confucio, Karl Jung y su psicología analítica” pero dicho de forma popular, sencilla, con ironía y mucho sentido del humor. Te das cuenta que el sabio popular que dice esto, tiene un conocimiento muy profundo de lo que es el hombre. Por ejemplo, te diré este refrán: “El ojo verá bien siempre que la mente no mire por él”. O sea, apela a no dejarse llevar por los prejuicios y ser capaz de ver objetivamente la realidad. Es increíble. U otros más humorísticos: “el que sube como palma cae como coco”, “mientras más te empinas más se te ve el culo”. Es muy chileno y encierra una gran verdad. La persona que accede a un lugar que no le corresponde por su capacidad. Entonces los que lo observan se dan cuenta de sus falencias y carencias.

¿En todos los refranes distingue a filósofos?
-Los que he seleccionado, que son unos 400, tienen un contenido filosófico sapiencial. “Quien escupe al cielo en la cara le cae”. Ahí está el principio de acción y reacción. Siempre hay un fondo de sabiduría. Detrás de ello hay una concepción del hombre, basado en la estabilidad, en la serenidad, en la lucidez para ver, en la intuición. Ya no se da este tipo de humano hoy. Ahora hay un humano neurotizado, urgido, que no tiene tiempo de entrar en sí mismo.

Cuando usted entra en sí mismo, ¿con qué se ha encontrado?
-La meditación permite aumentar el radio de acción de la conciencia, ves más cosas, se afina la sensibilidad, te da una sensación de estabilidad y seguridad psíquica. Es un instrumento maravilloso de autoeducación, que debiera enseñarse en todos los colegios, porque no hay nada malo de ello. Si tú te dedicaras a hacer una meditación corta, de 10 a 15 minutos, te va a hacer muy bien. Ahora, si tú te crees un místico puede que te vuelvas loca. Es peligroso, porque incorporas un elemento a una psiquis que no está acostumbrada. Si meditas media hora puede que te hagas un daño en el sistema nervioso.

Algunos ven con malos ojos esto de descubrirse a sí mismo, que es casi como un acto individualista y egocéntrico.
-La Iglesia lo ve así, lo que es un gran error. Mejor habría que decirlo así: antes de trabajar en el mundo, tú tienes la obligación de trabajar sobre ti mismo, porque hay mucho que corregir en la persona. Entonces, cuando estés en buenas condiciones, puedes hacer mucho mejor tu trabajo y tu aporte a la sociedad.

¿Cuánto tiempo dedica a la meditación?
-Hago meditaciones cortas, de un cuarto de hora, cuatro veces al día. A veces me encierro en mi oficina, en mi pieza o debajo de un árbol. Es una gran terapia natural. Antes de descubrirla, estaba bastante confundido, con conflictos matrimoniales. Haber descubierto la meditación fue fundamental, si no estaría muerto.

Usted ha estado buscando por mucho tiempo el sentido trascendental a la vida. ¿La ha encontrado? 
-Sí, me he ayudado mucho de la filosofía oriental, sobre todo la china.

¿Y qué pasa cuando se encuentra el sentido de la vida, qué se hace después?
-Cuando uno ya se siente asentado con el sentido de la vida hay que serle fiel, no alejarse de ese camino. Por eso busco ser consecuente, vivo en el campo y voy a la civilización para dar una cátedra en la que se enseñen estas cosas. Bueno, pero dejé de hacer clases definitivamente hace algunos días.

¿Por qué decidió dejar las clases?
-Porque estoy muy viejo, cansado. Como yo no manejo debo tomar un bus desde Limache, a mi edad, llegar al terminal, el metro, subir escalas, cargar maletas, es demasiado. Se acabó eso para mí.

¿Cómo fue su última clase?
-Nos fuimos al boliche de Las Lanzas, tomamos cerveza, y me despidieron mis alumnos con música.

 

Fuente: The Clinic

14 respuestas a Gastón Soublette: “este país está vacío espiritualmente”

  1. UchiLamat dice:

    Reblogueó esto en EstrelladeMiely comentado:
    Creo que es algo que todos debemos saber. Y leer. Y compartir.
    Lástima haber conocido tan tarde a este señor, habría ido al menos a una de sus clases.

  2. Victoria parada Díaz dice:

    Me interpreta plenamente, esto yo ya lo había pensado desde hace mucho y creo que faltó mencionar a los medios de comunicación masiva que anularon la diversidad y uniformaron las mentes entregando además pura basura

  3. Tatiana dice:

    Muy interesante artículo. Concuerdo en muchos puntos. Sin embargo la visión de un futuro fatalista no lo comparto. Hay una revolución silenciosa. Una revolución espiritual que ha ido lento pero creciendo en forma exponencial. Eso se ve en Chile, también en Norteamérica y Europa. Muchos pertenecemos a esta revolución y al menos en Norteamérica se percibe que el “mercado” comienza a mirar esta revolución y a adaptarse. Yo voto por un futuro brillante, saludable y próspero en donde cada uno de nosotros somos la semilla.

  4. Joyce Diaz dice:

    Muy interesante artículo. Sin duda una realidad y una tendencia. Me alegra saber después de este análisis, muy cierto de la sociedad chilena, donde reina el caos, la anarquia, la apostasía y la autodestrucción, profetizado por nuestro Señor Jesucristo hace más de 2000 años en el evangelio de Mateo 24:34-38. Que nos queda el amor, la fe y la esperanza y que nuestra vida trasciende a través de Cristo, nuestro Salvador que somos peregrinos y el regresará a poner todo en orden. Y que la sabiduría que viene de lo alto es el temor A Dios(que no es temerle, sino, conocerle, obedecer y amable).

  5. Paula dice:

    Interesantísimo análisis de lo que ocurre hoy con los chilenos en la profundidad del ser humano, lúcido!

  6. qué importante su opinión.tiene mucha fuerzqa

  7. Luna dice:

    En un país como la gente, podrían haberle pagado un taxi que lo llevara y trajera de Limache, una vez por semana. Más allá de eso, qué importante todo lo que dice sobre Chile y qué triste. Europeos como Zygmunt Bauman y Luigi Zoja también se cuestionan y escriben sobre los temas que analiza Soublette, aplicados a la cultura occidental. Bueno, el primero es creador del concepto “modernidad líquida”.

  8. MUY BUENA ENTREVISTA, FELICITACIONES, PODRÍAN PUBLICAR ALGO DE JORGE PEÑA HEN, PORFAVOR COLEGAS, GRACIAS ¡¡¡

  9. marco buccioni dice:

    increible!!!!!!!!tenemos aqui un visionario…….este es el trunfo ,porque lo lograron, el triunfo del discurso donde la familia .la patria, el ser fanatico de algo ,el querer el bienestar de todos…el caminar juntos por motivos y metas comunes….lo lograron con esta conspiracion que parte de Pinochet hasta los serviles lacayos de un sistema que abarca con su nefasta influencia ademas con la ayuda de la izquierda al servicio dek capital ,,,donde este caballero milita,,,,,supongo que ahora es un lavarse de manos,, su discurso contra las formas de orden y prioridades al final minaron ese “espiritu” de america

  10. ALONSOTOBAR dice:

    Reblogueó esto en Alonso Tobar.

  11. Catherine dice:

    Buenísima entrevista, así da gusto leer esto, y toda la razón!! A compartir este artículo, si o si!!

  12. La espiritualidad, se busca, se siente, se vive, se trabaja, se investiga, se comparte en el silencio del templo interno. El camino espiritual no es para la masa, es un maravilloso y muy trabajoso camino que se elige y jamás se deja. Las palabras de este sabio de este tiempo me emocionan profundamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: